Tomando bases tradicionales para el modernismo, la acupuntura FIV.

                Para esta medicina de origen chino, la buena salud resulta del equilibrio entre la energía que hay en nosotros y la que nos aporta el medio ambiente. La energía insuficiente, bloqueada o mal distribuida, siguiendo emociones, preocupaciones, etc, crea un desequilibrio que conduce a la enfermedad. Al colocar agujas en lugares específicos del cuerpo, el acupunturista actúa sobre los flujos de energía, que se mueven por caminos específicos.

                La Acupuntura FIV realmente es ideal en casos de infertilidad funcional, es decir, cuando no se puede explicar. La acupuntura es eficaz en casos de la ovulación, esta disciplina puede actuar sobre la calidad de la mucosa cervical la cual se encuentre presente en la vagina, permite que los espermatozoides para progresar hacia el útero y en el revestimiento del útero el embrión no puede colgar en la implantación es difícil. En este último caso, son frecuentes los abortos espontáneos repetidos, de manera que la acupuntura a sido muy tomada por las pacientes infértiles.