toldo vela excelente

Aprende a elegir el mejor toldo

En esta época en la que ganan los apartamentos, tener un jardín o terraza es todo un privilegio. Ninguna sensación se compara con los desayunos al aire libre o un buen café acompañado de la brisa de la tarde. Ahora que llega la primavera y el verano, estos magníficos espacios no pueden desperdiciarse.

Muchas personas pierden esta oportunidad. Nunca encuentran un momento adecuado, creen que el lugar es muy estrecho o que el sol está muy fuerte. Por fortuna, hoy en día existen cientos de alternativas para convertir este lugar en el favorito de la casa. Lo único que se necesita es un toldo.

Un toldo no es una carpa, ni una tela cualquiera. Este útil accesorio está diseñado para proteger del sol inclemente o de la lluvia más fuerte. Por eso, antes de decidirse conviene saber más acerca de este complemento para el hogar que más de uno necesita.

3 claves a la hora de elegir un toldo

Si a tu terraza le hace falta uno de éstos, no elijas el primero que encuentres. Aunque no lo creas, este objeto ha evolucionado y ahora hay una gran variedad. En este artículo te presentamos las características que lo componen.

Tejido: los toldos están elaborados con telas y materiales versátiles. Así pueden cumplir su función bajo cualquier clima. Actualmente se elaboran principalmente en dos telas: poliéster y algodón. El poliéster es fantástico para bloquear los rayos UV, evitar el sobrecalentamiento. El algodón es el tejido más usado porque resiste mejor el agua y tiene una larga duración sin decolorarse.

Espacio en el muro: a la hora de instalar este accesorio, se debe tener en cuenta que no funciona igual en verano que en invierno. Es muy importante revisar el lugar, ya que en los días más soleados se debe colocar casi recto para evitar los rayos solares. En invierno, el toldo se debe ubicar con una cierta inclinación, ya que el viento es más fuerte y los rayos UV más potentes. Podría parecer una obviedad pero en realidad esto se olvida o no se toma en cuenta.

– Decidir si será fijo o retráctil: Tan simple como suena. En el primer caso, las lonas se fijan a la parte exterior de la casa. No tienen ninguna forma -manual o mecánica- que les permita cambiar su posición. Como no se pueden esconder, si nos parece que no va con la estética solo se pueden quitar. En el segundo caso, se instalan en la pared pero tienen rangos de extensión que se manejan con un control. Tienen un sistema variable que los guarda de manera parcial o total pero depende del fabricante.

Como te das cuenta, en la actualidad hay numerosas alternativas. La decisión de incluirlo en tu casa, depende de ti y del lugar en el que lo quieras colocar. Afortunadamente, en nuestra página web encuentras el catálogo de toldos que te podemos ofrecer. Para conocerlo solo debes hacer clic aquí.